Las malas referencias bancarias: el peor cáncer para nuestras finanzas

La mayor propiedad que podemos cosechar con el tiempo es aquella en la que las personas sepan sobre cómo trabajamos; nuestras responsabilidades para el trabajo, pagos e inversiones y, de cierta forma, ya tendríamos el cielo ganado. Las referencias positivas acerca de nosotros son muy pero muy importantes si nos queremos dedicar al mundo de los negocios, y obviamente, las razones apuntan hacia el valor que el dinero posee para las personas, quienes saben lo difícil que puede resultar generarlo y peor aún, recuperarlo después de alguna pérdida.

¿QUÉ OCURRE CUANDO SOMOS IMPUNTUALES CON LOS PAGOS?

Aquí empieza el tema de la personalidad, sin que nos demos cuenta, una vez que ha pasado la fecha para comenzar a pagar los créditos que el banco nos ha otorgado y no damos señal de cancelar el dinero, automáticamente comenzamos a poner por el suelo nuestro estatus económico, y sí, es algo terrible de aceptar, pero tener conocimiento de terceras partes sobre nuestra forma de trabajar es indispensable si de verdad queremos ser exitosos en la vida. A medida de que dejamos correr el primer pago, la entidad bancaria comienza a hacer pequeñas presiones, por ejemplo: aumentar la siguiente tasa de pago aplicando intereses mayores en la medida en la que el tiempo corre, lo que significa que terminamos pagando mucho más de lo que recibimos.

¿Cuáles son las verdaderas consecuencias a considerar? No solo retrasar un pago y cancelar una cifra más grande, sino estar bajo la mirada atenta de las personas encargadas de los bancos, llegando incluso así a las penalizaciones, lo que por consiguiente, significará una especie de boicot banquero en nuestra cuenta, y siguiendo esta cadena, llegará un momento en el que no podremos tener ninguna relación con el banco del cual recibimos el préstamo sino que ningún otro banco lo hará, ya que en eso consiste la penalización.

Es un terrible escenario, ya que puede parecer algo pequeño, pero que cuenta con etapas cruciales, y solo mencionamos las penalizaciones tipo ‘boicot’, porque sabemos que los bancos no dudan en enfrentar a las personas a través de llamadas, demandas y problemas legales más severos, razones claras para estar doblemente prevenidos.

Algunos dicen que lo mejor que se puede hacer con los créditos es no tomarlos, y claro, así quedamos exentos de evitar las situaciones que acabamos de mencionar, sin embargo, tampoco podemos tenerle miedo a este tipo de relaciones bancarias, ya que pueden sernos muy útiles si queremos empezar un negocio o comprar cosas que nos sean útiles. Lo que debemos hacer en todo tiempo es asumir estos tratos con la mayor seriedad y responsabilidad de nuestra parte.

Así como dijimos previamente; nosotros dependemos de las opiniones y referencias de las demás personas, en especial si son positivas, ya que esto nos abre nuevas puertas para descubrir el potencial y el éxito personal.

Organicemos nuestros pagos y démosle prioridad a lo que de verdad lo merece: nuestra imagen comercial, imagen que se acompaña de responsabilidad por siempre, elemento fundamental para las relaciones en el futuro.